jueves, 11 de septiembre de 2014

Venta de Camisetas personalizadas en Madrid

Nos hacemos eco de una empresa especializada en la Venta de Camisetas personalizadas en Madrid
La venta de camisetas personalizadas por Internet es un negocio encontrado y estudiado dentro de loq ue es el comercio electrionico a particulares, de todo ello se colige que si ha habido una creación de empresa o microempresa de esa creación el 70 por ciento ha sido destinada al comercio electronico y dentro de lo que es el comercio a pie de calle, el comercio electronico no cómo tienda virtual sino también, es en la misma forma la suma de la cantidad que nos hace llegar a un setenta por ciento de las microempresas cómo empresas virtuales sin numero y con gran apariencia y contenido en Internet, en la Red social.

Con unos bancos dando ahora crédito al ocho por ciento o la siete, es bueno tener en cuenta que hay oporyunidades de negocio para todo el mundo y que por ende se puede logran tener por ejemplo un negocio de camisetas personalizadas, camisetas de impresión, polos o sudaderas, y camisetas personalizadas Madrid.

¿CAMISETAS O TISERTS?

Habéis de recordar todos y lo sé, allá hasta donde vuestra memoria alcanzare, los días aquellos ya remotos y confusos en la bruma del espaciado caminar de la vida y su recorrido a lo postrero, cuando, sin duda alguna, se hacían distincions o distingos en los comercios de España Toda entre camisetas y tiserts, la tisert era la camiseta que tenía más enjudia, miga o decorado y la camiseta sería aquella que bien es interior o bien, ya vapuleada por el pasar del astro rey en su carromato dorado, se usa para arrojarse en los cálidos brazos de Morfeo.

Recuerdos todos ellos que hasta mi llegan pero bien sin pesar anque quizás con añoranza de altura extremada en belleza, pues eran las tiserts y no las camisetas lo que queríamos los niños jóvnes de aquella época o los jóvenes niños, no dejábamos a nuestro progenitadores hablarnos de compranos una camiseta pues nuestras tiernas molleras ardían en deseos flameantes de ser obsequiados con una tisert y, los obsequiantes, al pedir una camiseta a la dependienta eran reciminados con palabras hueras y vanas y soslayadas miradas de acongojo no solucionante:
--¿Una camiseta?
Una camiseta era de pobres, de dormilones...había que pedir una tisert, una camiseta era de provincianos que tienen la desgracia de pasar en sus duras tierras grandes fríos y se ponen una camiseta de ropa interior, cosa que no se hace en capitales (y por mucho frío que haga) porque ponerse camiseta es de fríos pueblos de tierras sin civilizar, donde no llegaba ni Internet incluso en el tiempo que no existía para nadie.
CAMISETA O TISERT, CÓMO ME RÍO AHORA mientras el caudal de mis lágrimas llega formando charquitos salados que al mar no llenan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario